Seleccionar página

Por @EscribidorMao

En un país en donde las injusticias reinan en los titulares de los medios de comunicación, la sociedad aprende a burlar las normas, esquivar a los jueces y hacerle conejo a la justicia colombiana.

Enrique Vives Caballero es el mejor ejemplo de la realidad nacional, cuando atropella a siete jóvenes que transitan a pie por la carretera, asesina a seis de ellos, se comprueba que está bajo la influencia de bebidas alicoradas y su abogado, de los mismos abogados que tienen nexos con los jueces de la república, logra internar a Vive Caballero en una clínica, buscando desintoxicar a su cliente y luego alegar que su captura no se hizo bajo los procedimientos legales.

Enrique Vives fue internado en la Perfect Body: su abogado buscaba que no  hubiera audiencia

Álex Fernández Harding, abogado del hombre que asesinó a seis muchachos y dejó a uno de 13 en graves condiciones, es ese tipo de abogados que considera que el procedimiento está por encima del delito. Para él esos seis muchachos que perdieron la vida no importan, su defensa de basa en la manera en que fue detenido su cliente, sin importar que tuviese un prontuario de conducción con exceso de velocidad, multas por violaciones a las normas de tránsito y conducir embriagado. Nada de eso importa para el abogado y la familia de Vives Caballero, lo verdaderamente importante es que el procedimiento no fue el adecuado.

Alcalde Edgardo Pérez se entregó a las 11 y 20 a.m: lo acompañó su abogado Alex  Fernández Harding - LA LUPA CIÉNAGA

las víctimas no valen

Ahora el abogado intenta demostrar que su cliente es un buen tipo, que trágicamente se ve envuelto en una situación en donde por imprudencia de los jóvenes que caminaban a un costado de la vía fueron atropellados sin culpa alguna de su conductor.

¿Qué hay de esos seis jóvenes? Pues no pasa nada con ellos, porque sus apellidos no pertenecen a las altas esferas de la sociedad, no pasa nada porque el futuro de cada uno de ellos no es significativo para Vives Caballero o su abogado, eran personas humildes, sin capacidad de pagar un abogado de la alcurnia de Álex Fernández Harding, muchachos que imprudentemente transitaban en la vía, en vez de estar en sus casas con sus familias. Así de simple funciona la defensa de los bandidos en este país.

Luto en Santa Marta, un empresario mató a seis jóvenes | Semanario La Calle

La meta del abogado Fernández Harding es conseguir la liberación de su cliente y si es posible, demostrar que las víctimas son los únicos culpables del accidente y si tiene suerte, conseguirá que las familias de los humildes muchachos paguen los daños del vehículo y los gastos de la clínica a donde llevaron a Vives Caballero a desintoxicarse del guayabo tan tenaz que debió sufrir.

Enrique Vives Caballero archivos - Neiva Estéreo

¿Cuándo llegamos a esto?

Para entender este fenómeno social, debemos regresar en el tiempo, debemos mirar la historia del país y entender que en la década de los 90’s, el congreso de la república empezó a dominar el sistema de justicia, escogiendo a dedo a los magistrados, permitiendo que la Casa de Nariño tuviera poder en el sistema de justicia y todo esto se logra con el poder económico que genera el narcotráfico.

Siempre injusticia nunca justicia

En todos los casos de corrupción del país, las evidencias saltan a la vista, los medios dan a conocer a los culpables, mientras los entes de control, que lejos de ejercer su autoridad en respaldo de la ciudadanía, se convierten en defensores de los bandidos, arropándolos con las letras minúsculas de las leyes, que permiten la absolución de los cargos.

Historias de injusticia: El reto de acabar con el influyentismo •  Actualidad • Forbes México

Los casos que demuestran esta realidad son miles de documentos que logran abrir procesos legales, pero que se mantienen engavetados por orden de las cortes, por la amistad cómplice de políticos con altos magistrados y Ministros de Justicia que, de frente y sin moralismos, apoyan a los corruptos de cara a la sociedad sin temor a las posibles repercusiones, porque al final, una mano lava a la otra y todos felices.

¿Qué vamos a hacer?

Justo ahora cuando estamos a puertas de las disputas electorales para el 2022, considero que más importante que los tratados de libre comercio, más importante que mejorar la tasa de desempleo, la educación gratuita y la inversión en el campo, lo que necesita Colombia es un compromiso de los candidatos a garantizar una justicia real y transparente que garantice la guerra contra la corrupción.

14,169 Injusticia Imágenes y Fotos - 123RF

No puede haber un tema más importante, porque la justicia es la balanza moral de toda sociedad, si no hay equilibrio en la justicia, el sentir moral de la sociedad seguirá afectada, la confianza de inversionistas, campesinos, educadores y demás miembros de la sociedad estará afectada por la pobreza de sus acciones y su complicidad con los bandidos que se roban el país.

La pregunta que debemos hacer a los candidatos es ¿Cómo vamos a recuperar la confianza en un sistema de justicia que claramente está infiltrado por la corrupción? Lo demás podemos resolverlo en el camino.