Seleccionar página

Tuve la alegría de recibir la visita de unos extranjeros y Bogotanos, de esos bien refinados y encopetados, quienes con mucho temor vinieron a la celebración del cumpleaños de un amigo en común.

Comencé con llevarlos a comer unas empanadas con champús (elíxir de dioses), en El Obelisco, a la orilla del Río Cali y disfrutar de los característicos vientos, bajados de los farallones, de las tardes caleñas.

De ahí nos fuimos caminando por el Bulevar del Río, zona peatonal, con pequeños cafés y artistas callejeros hasta llegar a la Ermita. Al todo el frente, en el último piso de un edificio, hay un mágico lugar denominado La Pérgola Clandestina, donde se divisa la emblemática iglesia, el río y las montañas, al son de música tropical y un cóctel de lulada con aguardiente.

Cierran dos establecimientos en el Bulevar del Río por vender licor

Cenamos en el restaurante La Cocina, del queridísimo chef el gordo Prado, ubicado en una antigua mansión del barrio San Fernando; excelente y variada carta. Recomiendo el ceviche de pulpo y chicharrón y el risoto de chontaduro con mariscos del Pacífico. Mi vecina remató con un postre llamado “melcochuda”, helado con salsa caliente de manjarblanco (arequipe) y frutos rojos. Casi se me revienta la hiel de vérselo comer.

Para quemar las calorías nos fuimos al exótico bailadero de salsa llamado La Topa Tolondra; abajo de la Loma de la Cruz; ahí fue Troya. Nos ubicamos en una de sus terrazas para divisar el inigualable espectáculo de ver bailar salsa caleña. Parejas con su tapabocas, moviendo el esqueleto con la pegajosa y vibrante armonía producida por ese son; es imposible no bailar.

5 planes para hacer en Cali, Colombia. — Two Visit Around

A medida que el mejor ron de Colombia, Márquez de Valle, 15 años, hacia sus efectos terapéuticos, nuestros visitantes, por más torpes y descoordinados que fueran para el baile, terminaron bailando, hasta que nos sacó la policía por el cierre del lugar por el horario.

Ni un grito, ni una pelea; la gente de una amabilidad extrema, inclusive nos brindaba de sus licores y se ofrecían como voluntarios profesores de baile.

A esa hora y por instrumentos, subimos como pudimos por una calle empinada del antiguo barrios de San Antonio, a la espectacular boutique Casa Níspero, reservado para sibaritas de alta categoría y, los deposité como jumentos, para descansar y prepararse para la fiesta de verdad al día siguiente.

12 Cosas para hacer en Santiago de Cali, Colombia - Vagamundeando

La conclusión me la dio uno de los visitantes que más miedo había manifestado de venir a Cali: “Ahora entiendo por qué se llama la sucursal del cielo”.

Ñapa: No entiendo por qué la administración municipal de Cali no arregla, los cráteres de sitos tan emblemáticos como la rotonda del monumento a la solidaridad, de la 34 con tercera norte; que no se note la pobreza y ni la desidia.

Ñaputa: Me dolió mucho no poderlos llevar al mirador de la estatua de Belalcázar, para divisar la ciudad, porque sigue secuestrada por el alcalde. ¿Hasta cuándo aguantaremos esta ignominia?