Seleccionar página

«Por qué nadie salió a celebrar?»

"Por qué nadie salió a celebrar?"

Kico Becerra

05/05/2022

Opinión: Kico Becerra

Me asaltan algunas dudas sobre por qué, un año después de los desastres del llamado estallido social, no salieron más de 200 personas a celebrar esa fecha y no ocurrió ningún desmán en los sitios irónicos célebres desde esos días.

Una respuesta, poco creíble, es que ya no hay motivos para protestar, pues se arreglaron las causas objetivas de la protesta que, eran el hambre, el desempleo y la injusticia social.

Paro Nacional: así se movió en Colombia jornada de protestas - Servicios -  Justicia - ELTIEMPO.COM

La otra razón, podría ser que ese estallido fue producto del encierro de la pandemia y ahora ya no existen esas restricciones de movilidad.

Está lánguida celebración, para algunos, se debió a que no les convenía a los «secretos» organizadores políticos que, se recordaran los inmensos daños causados hace un año y, por eso, no hubo financiación para unas grandes movilizaciones; todos sabemos a quién me refiero.

Lo de Cali es singularmente notable; tenemos el mismo alcalde que, en nada ha mejorado su imagen y, los mismos indígenas viviendo a igual distancia de la ciudad; el mismo ESMAD y el mismo rector de la U del Valle y nada pasó por arte de magia.

Esmad, el grupo de la Policía que está en la primera línea de fuego

Pensaría yo que, ahora, después de los muertos de hace un año, tanto civiles como de la fuerza pública, la falta de presencia de ciudadanos en esta fecha, fue un raro acto de olvido vergonzoso con esas víctimas y sus familiares. ¿Qué se hicieron los incitadores y financiadores?

Paro Nacional 28 de abril: colombianos en España, EE. UU. y Alemania  también protestan | EL ESPECTADOR

¿A quién le convenía políticamente que esta fecha pasara desapercibida? ¿Por qué los Senadores que hacían presencia a diario, en el sitio donde se hizo el monumento de la resistencia, no aparecieron por allá? ¿Dónde estuvo el pasado 28 de abril el famoso narrador del canal 2?

Alguien tiene que darnos una explicación lógica a este tan desconcertante acto de olvido de semejante efemérides.

En veinte años el ESMAD ha asesinado a 34 personas

Ñapa: La estatua de Belalcázar; tumbada de su lugar con complicidad del alcalde Ospina, sigue secuestrada. ¿Tendremos que ir a poner otra de cartón para recordarle a la administración municipal que, una parte de los ciudadanos no olvidamos esa ofensa hecha contra nuestra ciudad? Si el próximo 25 de Julio no está puesta, volveremos a convocar para colocar otra estatua simbólica en ese lugar.

Todos somos Sebastián”, la curiosa foto que se tomó Juanita Cataño en Cali

Ñapita: Que por política estén destruyendo el busto de Gustavo Álvarez Gardeazabal en Tuluá, es una ofensa para quien, les guste o no, es uno de los grandes narradores latinoamericanos y orgullo de Tuluá y del Valle del Cauca.

Dejen de joder, iconoclastas mercenarios.

Digo Yo por Habib Merheg

Facturación Electrónica para tu negocio

¿Conoces los beneficios del café verde?

Quizás también te interese leer:

Los ERRORES de Petro en Cierre de Campaña

Los ERRORES de Petro en Cierre de Campaña

Ya no sé qué pensar, tal vez existe un plan estratégico de Petro que no conozco, pero hasta donde llega mi análisis, las cosas no se ven bien para Petro y las esperanzas de un triunfo se van enturbiando con el paso de los días.

leer más
«No Vuelvo a Moteliar»

«No Vuelvo a Moteliar»

En estos días pre electorales, donde todo el mundo habla mierda sobre lo que va a pasar, diciendo lo que piensan con el deseo y reenviando mensajes de su candidato, entre los que están convencidos, salimos a cenar con una pareja de viejos amigos, con el compromiso de no hablar de política.

leer más
Está bien, pero está mal

Está bien, pero está mal

Está bien que a las 8 de la noche del día de elecciones, ya se tuvieran datos respecto a ganadores y perdedores, pero está mal que la Registraduría -que en su publicidad pregona que es la “del siglo 21”-, se comportara como una del siglo 19

leer más
Las otras “pobres” guerras

Las otras “pobres” guerras

Nos equivocamos quienes llegamos a pensar que después de la pandemia la sociedad sería mejor y la humanidad aprendería la lección. Falso. Aún sin acabarse la pandemia, el mundo volvió a lo que era y la estela de destrucción de la naturaleza y del aniquilamiento entre hermanos, ocupa los titulares y encarta a los gobiernos.

leer más

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.